2 de diciembre de 2022

La cepa británica de la Covid-19

La cepa británica de la Covid-19 ya es predominante en España y los expertos temen que sea la causa de la cuarta ola.

¿Qué es la cepa británica?

La Covid-19 o SARS-CoV-2, como ya sabes a estas alturas, está causada por un coronavirus, un tipo de virus que se caracteriza porque al observarlo en el microscopio muestra una especie de corona a su alrededor.

La mayoría de virus tienen la capacidad de mutar, es decir, a partir de la cepa original aparecen otras similares pero con pequeñas variaciones. Estas mutaciones pueden influir en muchos aspectos, tales como su velocidad de transmisión, la letalidad de la enfermedad, incluso, aumentar su resistencia ante posibles vacunas.

Las autoridades sanitarias españolas están considerando como variantes de interés hasta 7 cepas diferentes, entre las que se encuentra la cepa británica de este virus, la B.1.1.7. Tal como su nombre indica, esta cepa se identificó en Gran Bretaña y, desde allí se ha extendido hasta llegar a nosotros.

La cepa británica en España

El 14 de diciembre de 2020 se confirmó en España el primer caso de Covid-19 causado por la cepa británica y en poco tiempo las autoridades sanitarias ya advirtieron que esta llegaría a ser la cepa predominante en nuestro país en poco tiempo. Tres meses después del primer caso, ya se pudo confirmar que esa predicción se había cumplido.

En un principio, esta variante apareció de forma principal en las comunidades autónomas con más tráfico de pasajeros procedentes del Reino Unido, pero después, se ha generalizado por el resto de comunidades.

¿Cómo es la cepa británica de la Covid-19?

Desde que se identificó, los científicos advirtieron que la cepa británica era más transmisible que la cepa estándar. Al principio también se temió que pudiese ser más mortal y no estaba claro si las vacunas que ya se estaban poniendo a la población seguirían siendo eficaces.

Desgraciadamente se ha confirmado que la cepa británica es un 67% más letal que las variantes precedentes, según el estudio publicado en la plataforma medrxiv.org.

No obstante, y como buena noticia, investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev (Israel) han confirmado que la vacuna de Pfizer contra el coronavirus es moderadamente menos eficaz contra la variante sudafricana, pero sigue neutralizando la variante británica y la cepa original. No obstante, parece que será inevitable continuar introduciendo modificaciones en las vacunas para que consigan la inmunidad ante las variantes principales del coronavirus.

Ahora existe la duda de si la mayor transmisibilidad de la cepa británica hará que el final de la tercera ola se alargue o incluso llegue a unirse al principio de la cuarta.

Conclusión

Después de más un año de lucha contra el coronavirus, tenemos que seguir luchando contra él con la misma fuerza que al principio. Se ha aprendido mucho y eso nos hace conscientes que no podemos bajar la guardia y menos aún cuando cepas más agresivas, como es la británica, es ahora la que más casos está produciendo en toda Europa.

En Biosalud seguimos trabajando para proporcionarte los mejores productos pensando siempre en tu seguridad. Si quieres estar al día, síguenos a través de Instagram y Facebook.