2 de diciembre de 2022

Las instalaciones son lo básico: agua y evacuación

Continuamos con la serie sobre instalaciones, en esta ocasión hablando de la instalación de agua y de la red de evacuación de nuestra vivienda.

Sabemos que sin agua no hay vida y cuando en casa hay un corte, tenemos dificultades para organizarnos. Pero igual de importante que el agua potable, es sacar de nuestra casa la que ya hemos utilizado, tanto nosotros como nuestros electrodomésticos.

Veamos qué os recomendamos en vuestra reforma integral para estas dos instalaciones.

Instalación de agua

Como decíamos, sin agua no hay vida. Por eso, el ser humano siempre buscó instalarse alrededor de un rio o una fuente. Ahora es diferente y el agua nos llega a nuestra casa, aunque, cada vez, es un bien más costoso.

El contador es el punto a partir del cual somos responsables de la instalación. Por tanto, hemos de preocuparnos de que las tuberías sean las adecuadas, los puntos de consumo estén optimizados y no existan fugas.

En una reforma integral, igual que cambiaremos los grifos o los sanitarios, no deberíamos de dudar en realizar un nuevo tendido de tuberías, que nos va a permitir:

  • Si se trata de una vivienda con unos cuantos años, eliminar algún tramo de tubería de plomo que aún pueda existir y que ahora está prohibida por ser de un material nocivo para la salud.
  • Optimizar el trazado y adaptarlo a la nueva distribución de nuestra vivienda:
    • Evitaremos empalmes de tuberías diferentes.
    • Optimizaremos los puntos de consumo, adecuándolos a nuestras necesidades.
  • Unificar los materiales utilizados en la instalación, eligiendo el más adecuado o el que técnicamente aporte más ventajas a nuestra vivienda.
  • Minimizar el riesgo de fugas al partir de una instalación nueva y probada.
  • Aplicar los aislamientos adecuados a las tuberías para que no perdamos energía en los conductos de agua caliente ni la temperatura ambiente caliente los de agua fría.
  • Ubicar el calentador en el punto más cercano al consumo de agua caliente, para evitar gastar energía inútilmente.
  • Aislar las distintas estancias y puntos de consumo con las llaves de paso adecuadas.

Instalación de evacuación

La instalación de evacuación es una de esas partes «invisibles» de nuestra casa. No pensamos en ella salvo que nos de problemas.

Y la mejor forma de tener problemas es mantener una instalación vieja cuando reformamos nuestra vivienda, porque el uso que daremos ahora no va a ser el mismo para el que se diseñó en su momento, el estado interior de las canalizaciones no lo conoceremos hasta que aparezca un problema y tampoco podremos controlar cómo se diseñó e instaló en su momento.

Con una nueva red de evacuación vamos a conseguir:

  • Asegurar que las pendientes de las tuberías de desagüe eviten almacenamiento de suciedad y futuros atascos.
  • Evitar malos olores con la ubicación correcta de los sifones que aíslen nuestra vivienda de la red general de alcantarillado.
  • Dimensionar correctamente el diámetro de las tuberías para que puedan evacuar con soltura tanto las aguas residuales de nuestra vivienda como las aguas pluviales, en caso de disponer de una terraza que necesite evacuación.
  • Diseñar el sistema de forma adecuada para evitar ruidos molestos, tanto con aislantes acústicos como aplicando las pendientes adecuadas.

Conclusión

Nos encontramos ante dos instalaciones vitales en nuestra vivienda y sobre las que no debemos de dudar en incluir en la reforma integral ya que nos permitirán:

  • Mejorar la eficiencia energética con el aislamiento adecuado y con la buena ubicación del calentador.
  • Evitar fugas y problemas futuros.
  • Eliminar olores y ruidos molestos procedentes de la red de evacuación.

En Construhogar disponemos de excelentes profesionales que te ofrecerán las mejores propuestas para que las instalaciones de tu vivienda estén preparadas para el futuro. Pide ahora tu presupuesto sin compromiso.